El Papa, triste tras conocer la historia de dos monjas que se casaron

Noticias 7 Octubre, 2016 Comentarios desactivados en El Papa, triste tras conocer la historia de dos monjas que se casaron
El Papa, triste tras conocer la historia de dos monjas que se casaron

El papa Francisco reaccionó con tristeza al conocer la historia de amor entre Federica e Isabel, dos religiosas que colgaron los hábitos en Italia para contraer matrimonio.

¡Cuánta tristeza en el rostro del papa cuando le leí la noticia de las dos ‘monjas’ esposas!”, afirmó hoy en un tuit el sustituto de la Secretaría de Estado de la Santa Sede, Angelo Becciu.

Se refiere a la historia de Federica e Isabel, dos religiosas que decidieron colgar los hábitos y casarse, ateniéndose a la reciente ley que permite en Italia las uniones civiles entre personas del mismo sexo, aprobada el pasado mayo.

Estas dos mujeres, una italiana y otra proveniente de Sudamérica, de 44 y 40 años, se casaron el pasado 28 de septiembre en el municipio piamontés de Pinerolo, informan medios locales.

El diario “La Repubblica” publicó este viernes una entrevista a la pareja, en la que señalan que su amor surgió durante una misión en Guinea Bissau, “trabajando codo con codo a favor de los pobres” como llevan haciendo desde que se hicieran monjas con veinte años.

Las dos aseguraron que rechazaron “un consejo que se escucha a menudo en los conventos, vivir juntas como hermanas: ‘basta que no digan nada y no provoquen escándalo'”, considerando este modo de actuar como “una vía cómoda y falsa”.

Hay muchos casos como estos: sacerdotes y religiosas que viven clandestinamente sus relaciones con hombres y mujeres. Pero en el Evangelio, Jesús condena la hipocresía, no a los homosexuales. Y por eso hemos decidido dejar la vida religiosa y emprender un camino de libertad, fe y serenidad, sin escándalo”, explicaron.

Afirmaron también que la suya ha sido “una elección difícil pero no infeliz”, aunque confesaron cierto temor ante la vida fuera de los muros del convento.

Dejar el hábito religioso significa hallarse de un día para otro en la condición de quien no sabe cómo juntar comida y cena, encontrar un trabajo, sin ayudas ni pensiones. Quien sale del convento, en vez de ser ayudado a reinsertarse en la sociedad, es abandonado”, agregaron.

En la entrevista, las religiosas aluden a la respuesta que el papa Francisco suele dar cuando se le pregunta por el tema de los homosexuales: “¿Quién soy yo para juzgar?”.

“El papa ha dicho ‘¿quién soy yo para juzgar? Nadie debería juzgar. Esa frase nos abrió el corazón”, señalaron las exreligiosas, que han invitado a los que se encuentren en su misma situación dentro de la Iglesia a “no tener miedo”.

El diario turinés “La Stampa” informó por su parte de que su “unión civil” fue presidida por el alcalde de Pinerolo y que acto seguido tuvo lugar una “función religiosa” organizada por Franco Barbero, expulsado del sacerdocio en 2003 por Juan Pablo II por bendecir a parejas homosexuales.

Comments are closed.