Mujer pasó 11 años en prisión por haber degollado a su hija; salió y se suicidó al arrojarse a vías del tren

Noticias 13 Septiembre, 2016 Comentarios desactivados en Mujer pasó 11 años en prisión por haber degollado a su hija; salió y se suicidó al arrojarse a vías del tren
Mujer pasó 11 años en prisión por haber degollado a su hija; salió y se suicidó al arrojarse a vías del tren

Tras pasar 11 años en prisión por haber matado a su hija de cinco años, Bertha Graciela obtuvo su libertad, sin embargo, poco conforme con su pasado, la mujer decidió arrojarse a las vías del tren en el estado de Coahuila.

De acuerdo con la publicación de El Zócalo de Saltillo, testimonios de personas cercanas a Bertha revelaron durante todos los años que estuvo encerrada en una celda y en un cuarto para ‘locos’, su único deseo era acabar con su propia vida, ya que aseguran que ella misma confesó ‘no soportar el remordimiento’ de haber degollado a su hija cuando tenía apenas cinco años.

Aquel crimen que la llevó tras las rejas, ocurrió poco después de que tuvo problemas con su esposo, la alteración la llevó a cometer el brutal crimen en el que se vieron involucrados dos cuchillos de cocina y una furia brutal de la que la pequeña no pudo escapar.

La pequeña Brenda fue asesinada por su madre el 25 de mayo del 2005.

Una de las hermanas de Bertha afirmó que ella siempre tuvo tendencias suicidas, en alguna ocasión le relevó su deseo de aventarse a las vías del tren junto con su hija, pero no ocurrió. Ella sólo terminó con la vida de la infante en el piso de la cocina de una casa de lámina y cartón a medio terminar.

No recuerdo nada, pero sí, yo la maté”, dijo Bertha al ser presentada ante la autoridad.

En aquella ocasión, el juez terminó una condena de 11 años y tratamiento psiquiátrico debido a que le fue diagnosticado el trastorno de esquizofrenia.

Seguía bajo tratamiento médico, tenía que tomar sus pastillas para que estuviera tranquila, la notaba desesperada desde hace unos días; en el Seguro no le habían surtido las medicinas y eso la ponía mal, seguía habiendo problemas entre nosotros”, relató Efraín Iracheta, esposo de Bertha.

Efraín aseguró que ella no estaba dispuesta a continuar con el tratamiento para mantener controlada la esquizofrenia, y una noche después de discutir, sólo la escuchó llorando.

La escuché llorando y entre sueños parecía que hablaba con mi niña, le pedía perdón”, refirió.

Los vecinos la vieron cruzar la vereda y luego el puente para dirigirse hacia las vías. Comenzó a subir la loma en la que está el túnel del ferrocarril, pero nadie imaginaba que su intención era cumplir con su suicidio.

Comments are closed.