Niños filipinos, en condiciones aterradoras en minas

Noticias 30 septiembre, 2015 Comentarios desactivados en Niños filipinos, en condiciones aterradoras en minas
Niños filipinos, en condiciones aterradoras en minas

AP
Miles niños filipinos, algunos incluso de 9 años, arriesgan sus vidas trabajando en pequeñas minas ilegales de oro en condiciones aterradoras y el gobierno no ha hecho suficiente para protegerles, afirmó el miércoles un grupo humanitario.
Los niños trabajan en pozos inestables de 25 metros (80 pies) de profundidad o bajo el agua en la costa y en ríos, procesando el oro con mercurio —un metal tóxico que puede causar daños irreparables a la salud_, indicó un informe Human Rights Watch. Los que bucean para buscar oro pasan varias horas bajo el agua en cada inmersión, en huecos a 10 metros (30 pies) de la superficie, y reciben aire a través de tubos conectados a un compresor de aire.
El grupo humanitario, con sede en Nueva York, dijo haber entrevistado a 135 personas, incluidos 65 niños mineros de entre 9 y 17 años en las provincias de Camarines Norte y Masbate durante una investigación de campo realizada en 2014 y 2015.
Casi 5.5 millones de niños trabajaban en Filipinas en 2011, según estadísticas del gobierno, y 3,2 millones de ellos se consideran obreros infantiles porque trabajaban largos turnos o en entornos peligrosos.
“Los niños filipinos trabajan en condiciones absolutamente terroríficas en pequeñas minas de oro”, dijo Juliane Kippengerg, directora asociada de derechos de los niños para HRW y autora del informe. “El gobierno filipino prohíbe el trabajo peligroso para niños, pero ha hecho muy poco para hacer cumplir la ley”.
La secretaria filipina de Empleo, Rosalinda Baldoz, dijo a Associated Press que el gobierno trabaja para eliminar la explotación infantil en las aldeas con programas para mantener a los niños en las escuelas, proporcionarles atención médica y dar medios de vida a las familias pobres, además de impulsar esfuerzos para rescatar a trabajadores infantiles y procesar a los que incumplen las leyes contra el trabajo infantil.
Mary Grace Riguer, directora ejecutiva del Instituto para Estudios de Empleo del gobierno, señaló que las autoridades intentan proporcionar ayuda laboral a los padres para que puedan permitirse enviar a sus hijos a la escuela en lugar de hacerles trabajar.
Varios chicos citados en el informe describieron el miedo que pasaron al bajar por primera vez a un pozo oscuro y profundo. Dennis, que ahora tiene 14, dijo que tenía 13 años la primera vez que fue bajo el agua.
“A veces parece que el tímpano va a explotar. Me quedo bajo el agua una o dos horas. Una vez, el hombre que había arriba me dio el aviso de que algo iba mal con el compresor, para que pudiera subir de inmediato”, dijo, según le citó el informe. “A veces, si la máquina tiene fugas, huelo el humo. A veces me mareo porque es aceite”.
La “minería de compresor”, como se la conoce en la zona, pone a niños y adultos en peligro de ahogarse, de sufrir el síndrome de descompresión rápida y de infecciones cutáneas.
Hay minas a pequeña escala de esta clase en más de 30 de las 81 provincias filipinas. Dan empleo a entre 200.000 y 300.000 personas, la mayoría de zonas pobres y rurales, indicó el informe. Los empresarios financian las operaciones.
Aunque el gobierno puede designas “áreas de minería popular”, la mayoría de estas minas pequeñas funciona sin licencia.
Human Rights Watch instó al gobierno a vigilar el cumplimiento de una norma que prohíbe el uso de mercurio y la minería de compresor, y afirmó que debe desarrollar una estrategia para detener el empleo de niños en la industria de la minería de oro.

Comments are closed.